Las Mejores Prácticas Empresariales

Aplicable también a las Mejores Prácticas Institucionales

Introducción

Propósito. Contexto en que se ubican las empresas. Componentes de las Mejores Prácticas. Las Mejores Prácticas. Empresa sobre dos pies. Equilibrio y desempeño.

Propósito

Este trabajo se funda y alienta el uso de las Mejores Prácticas[1] para el desarrollo empresarial, sea en forma individual, o también en conjunto al replicarse espacialmente o alrededor de una línea de producción. En efecto, las mejores prácticas que se preconizan aquí se pueden aplicar a cada empresa en particular, y también son importantes cuando se implementan en grupos de empresas relacionadas entre si. Esto es evidente en el caso de gestión basada en valores, gestión de la calidad o eficiencia productiva, por citar las más conocidas.

Al aplicarse a nivel de empresas puede entendérseles como las Mejores Prácticas Empresariales, MPE, y como Mejores Prácticas Institucionales, MPI, cuando se aplican a instituciones.


[1] Las Mejores Prácticas (o Best Practices, en inglés) corresponden a un conjunto coherente de acciones (técnicas, métodos, procesos, actividades y otros) consideradas en su momento como las más eficaces e innovadoras para resolver problemas o promover el desarrollo en diferentes campos. Se les reconoce como exitosas en su contexto, y se espera que lo continúen siendo en contextos similares. Mantienen una vigencia temporal variable, lo cual significa que no son necesariamente de las más recientes. Por todo ello, la intención de usar las mejores prácticas obliga a estar atento a su conveniente renovación o reemplazo por otras.

Hay que tomar en cuenta que las Mejores Prácticas provienen de fuentes distintas, no siendo por tanto producto de un único armazón metodológico. Es responsabilidad de quienes las usen el hacerlo en forma consistente.

Contexto en que se ubican las empresas

Marco general para las empresas e institucionesSe reconoce un contexto nacional e internacional para las empresas o instituciones en las que pueden implementarse las mejores prácticas.

En el contexto nacional, las empresas se relacionan con la población, el ambiente local (regional o nacional) y se ajustan a las políticas públicas.

En el contexto internacional, las empresas están condicionadas por las exigencias del mercado, así como por la competencia con empresas importantes. Justamente las mejores prácticas se constituyen en un instrumento de soporte para destacar en este contexto.

Componentes de las Mejores Prácticas

Componentes de las Mejores PrácticasLas Mejores Prácticas pueden agruparse en función de los vínculos u obligaciones que adquiere la empresa (o la institución). Así:

  • Las que se relacionan con los trabajadores (o clientes internos), con la población (o la comunidad, la localidad, la región o el país), y con el medio ambiente de su área de influencia. Son las mejores prácticas que tienen que ver con el comportamiento empresarial. La empresa tiene un buen comportamiento.
  • Las que se asocian con su propio desarrollo, en términos de su orientación, la eficiencia de sus factores, el desempeño según la calidad normada, su relación con el mercado y con los clientes. Son las mejores prácticas de la gestión empresarial. La empresa tiene una buena gestión.
  • Las que se gestionan en grupos de empresas, la forma de redes o sistemas. Como el caso de las franquicias o las cadenas productivas.

Empresa sobre dos pies

Figurativamente, las Mejores Prácticas le brindan a las empresas la oportunidad de caminar sobre dos pies: comportarse bien y llevar una buena gestión. Ganarse el respeto de los demás y ser auténtica.

Equilibrio y desempeño

Equilibrio y desempeño.El comportamiento y la gestión empresarial, forman parte de una visión mayor de la empresa: aquella equilibrada y de buen desempeño.

En efecto, si bien es prudente esperar que un buen comportamiento y una buena gestión conduzcan a una situación financiera saludable de la empresa, resulta igualmente prudente seguir el desempeño de la empresa incorporando variables y conocimiento de tal situación.

Así, en conjunto: gestión financiera, comportamiento y gestión empresarial, permitirán medir si la empresa continúa con un desempeño equilibrado.

 

Propósito. Las Mejores Prácticas de Comportamiento Empresarial. Las Mejores Prácticas de Gestión Empresarial. Las Mejores Prácticas de Redes o Sistemas Empresariales